SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA

INTRODUCCIÓN

La salud es un derecho humano fundamental en la que se reconoce a la persona desde una perspectiva integral a nivel biológico, psicológico, social, cultural,  lo que implica considerar su género, edad, raza, etc. promoviendo el respeto a sus derechos, la no discriminación y la equidad.

La sexualidad forma parte de la vida de un ser humano, desde que nacemos hasta que morimos y en cada etapa de la vida tiene sus características y peculiaridades.

 

 

crowd-2457732_1920.jpg

 

Reconocer la sexualidad a lo largo de todo el ciclo de vida de cada persona, implica un concepto de sexualidad más amplia, vivida en diferentes etapas.

 

Los derechos sexuales y reproductivos han sido reconocidos por la comunidad internacional como derechos humanos en declaraciones, convenciones, pactos de las Naciones Unidas y otros documentos aprobados internacionalmente ya que abarcan a todas las personas, son interdependientes porque se conectan con el resto de derechos humanos y  son indivisibles en tanto se viven y actúan de un modo conjunto e integral.

La complejidad es la gran característica de la sexualidad, no sólo nos diferencia la división biológica de dos sexos (soy una mujer o un hombre) sino que para cada persona tiene diferentes significados, porque cada persona es única. 

 

 

    paint-2985569_1920.jpg

 

Adoptar un enfoque de género en aquellos aspectos que tienen que ver con una mejora de la salud sexual, supone tener presente las diferentes necesidades de mujeres y hombres ante la vivencia de su sexualidad, teniendo en cuenta que las diferencias sexuales no se adquieren solamente por los rasgos biológicos, sino también a través de los procesos de socialización (la familia, instituciones, creencias, medios de comunicación, etc.)

En cuanto a la salud reproductiva, la maternidad ha sido considerada durante mucho tiempo como la condición femenina por excelencia e incluso la misma esencia femenina, de esta manera, tradicionalmente la sociedad ha asignado a hombres y mujeres diferentes roles y tareas estereotipadas. Sin embargo, la capacidad de dar a luz es algo biológico pero considerarlo un papel primordial para las mujeres es cultural, y en todo caso debería ser una decisión propia.

Así es importante crear las condiciones necesarias para que las mujeres y los hombres elijan libremente si unen o no la sexualidad con la reproducción.

 

 

    belly-1434852_1920.jpg

SALUD SEXUAL

La Organización Mundial de la Salud define la salud sexual como “un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia”

Para hablar de sexualidad hemos de tener en cuenta que somos seres sexuados desde que nacemos hasta que morimos y que por ello cuidar la salud sexual no se limita a una determinada edad sino que abarca a toda la población teniendo en cuenta sus características y peculiaridades en cada momento vital.

Incluye a todas las edades, desde la infancia a la tercera edad, las distintas orientaciones del deseo, homosexual o heterosexual, las identidades, incluidos transexuales y transgénero y sin olvidar a las personas con discapacidades.

No se trata sólo de hablar de los genitales, prevenir embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual, etc. sino que también habremos de tener en cuenta que se trata de lo que somos, cómo nos sentimos y cómo actuamos en consecuencia.

 

ACLARANDO CONCEPTOS

Vamos a diferenciar 3 conceptos importantes:

     -          SEXO

     -          SEXUALIDAD

     -          ERÓTICA

 

 

    female-1294230_1280.png

           

             EL SEXO. "Lo que somos"

 

Todas y todos somos personas sexuadas porque tenemos sexo, es lo que somos, no es algo que se hace (“practicar sexo”).

Hace referencia a lo biológico, es la característica que diferencia a las mujeres de los hombres. Se trata de un proceso que se inicia en el momento de la fecundación y que continúa a lo largo de toda la vida.

Se inicia con los cromosomas, con la X o Y que aporta el espermatozoide, dos opciones: XX o XY. Después vendrán las gónadas, es decir el desarrollo de ovarios o testículos. Y los genitales internos y externos, vagina y vulva en un caso y pene en otro.

Pero además también tiene que ver con las  hormonas, la crianza, los cambios de la infancia, la pubertad, la madurez, etc.

Es decir, que aunque sólo hay dos resultados posibles, cada proceso de sexuación, de hacerse mujer u hombre es único e irrepetible, y por eso cada persona también lo es. Por ejemplo hay personas en las que se da una gran insatisfacción con las características físicas del sexo de nacimiento y un deseo manifiesto de cambiarlo y de ser aceptado social y legalmente en el género elegido que no coincide con el determinado biológicamente.

Luego el sexo es un hecho, es lo que somos, todas las personas tenemos sexo, que es a la vez lo que nos une y lo que nos diferencia. Aunque las posibilidades son dos: hombre o mujer, cada una está llena de posibilidades y matices. 

 

              LA SEXUALIDAD. "Lo que vivimos"

 

Se refiere al modo en que vivimos el hecho de ser hombre o mujer, el modo en que cada persona se siente, se relaciona consigo mismo y con las demás personas.

Estas vivencias nos dan también dos posibilidades: homosexual, cuando mis deseos, atracción, preferencias etc. se orientan en especial a personas de mí mismo sexo, y heterosexual, cuando prefiero el sexo contrario al mío.

 

Como en otros ámbitos, nuestras vivencias son totalmente personales y por tanto subjetivas, aunque haya dos posibilidades, habrá muchas formas de vivir cada una de las posibilidades.

A nivel relacional la sexualidad tiene una parte de comunicación, de encuentro con el otro, de espacio para el desarrollo del amor, de expresión de sentimientos y afectos, de dar y de recibir, y también puede ser gratificante, placentera, divertida, etc.

 

También podríamos hablar a nivel reproductivo, de todos los aspectos de la sexualidad relacionados con la dimensión de tener los hijos que se deseen, en los momentos que se consideren oportunos.

 

              LA ERÓTICA. "Lo que hacemos"

Es el modo en que expresamos todo lo anterior, pertenece al mundo del placer y de los deseos. Cada cual tiene su propia erótica con sus propias peculiaridades.

Estas formas de expresión pueden ser variadas: deseos, fantasías, gestos. Los deseos no siempre acaban convirtiéndose en acciones. Estos son también muy variados y no se limitan a los genitales ni al coito.

 

 

men-2425121_1920.jpg

 

No son lo mismo las fantasías que los deseos, detrás de los deseos hay  ganas de que se conviertan en realidad, mientras que las fantasías buscan la excitación y alcanzar satisfacción por sí mismas. Con las fantasías uno puede permitirse situaciones que nunca se permitirían en la realidad, están en nuestra imaginación, pero son también otra forma de expresión de la erótica. Con ellas uno o una puede permitirse situaciones que, sin embargo, nunca se permitirían en realidad.

Es decir que las relaciones eróticas no son algo entre penes y vaginas, sino entre hombres y mujeres, ya sean homosexuales o heterosexuales. Y esto significa que se mezclan expectativas, valores, miedos, deseos, creencias, identidades, se mezclan dos peculiaridades, dos sexualidades.

El considerar la salud sexual desde este punto de vista nos permite ver la cantidad de matices, posibilidades, comportamientos, etc. que se derivan de toda esta realidad, y cómo se reflejan en nuestra salud sexual.

 

SEXUALIDAD EN LOS NIÑOS

 

La sexualidad tiene que ver con el cuerpo, sus cambios, sus reacciones, pero también con la afectividad, la expresión de las emociones, el placer, el deseo, con la necesidad de relacionarnos con otras personas y también con la autoaceptación y la autoestima.

La educación sexual debería comenzar a edades tempranas acorde al desarrollo evolutivo de los niños y niñas.

Por ello es importante que les informemos sobre:

           – Los cambios que se producen en el cuerpo al ir creciendo.

           – Las diferencias entre los sexos.

           – Cómo funciona nuestro cuerpo.

           – Cómo nos reproducimos.

 

Pero también es muy importante hablarles de que la sexualidad es una de las formas que tenemos las personas para comunicarnos, para darnos placer y divertirnos, y que también se expresa con abrazos con besos, con caricias y que en cada etapa según vayan creciendo irá evolucionando con ellos.

Hablar de intimidad y no de sentimiento de culpa, no asociar la sexualidad con algo escondido o reprobable sino privado y personal, que es normal tener curiosidad, que pregunten y animarlos a preguntar. 

 

 

    child-817369_1920.jpg

 

Es importante que aprendan a respetar a todas las personas que son diferentes a nosotros, porque son de otro sexo, o de otra raza, o le gustan personas distintas, etc. 

 

foto_12.jpg

Y para ello hemos de empezar por el respeto a un@ mism@, mi cuerpo, mi forma de ser, mis deseos son únicos, somos especiales. Que estén a gusto con ellos mismos.

 

SEXUALIDAD EN LA ADOLESCENCIA

 

Se trata de una etapa de importantes cambios físicos, psíquicos, emocionales, en los que l@s chic@s dan una gran importancia al grupo de iguales a los que se suele considerar como principales referentes. Se empieza a demostrar más interés por  lo relacionado con la sexualidad, y esto en ocasiones genera a sus padres, madres, educadores, y en los propios adolescentes, dudas o preocupaciones, en especial si no se ha comenzado a hablar de sexualidad con ell@s desde la infancia.

 

 

    friends-2974198_1920.jpg

 

Además suelen ser bastante influenciables por los medios de comunicación, redes sociales, Internet, bloggers, youtubers, etc. Es importante tener una información y una perspectiva real de lo que son las relaciones entre adultos y lo que implican.

Las actuales herramientas informáticas permiten un rápido acceso a la información de cualquier tipo, pero es importante informarse en los foros y recursos adecuados, no basarse sólo en la pornografía, el morbo o en otros recursos cuando menos sesgados y poco realistas.

 

Es muy importante tener muy claro que la sexualidad está presente en todas las personas desde que nacemos, que varía en cada etapa de la vida, que es una fuente de placer físico pero también afectivo y que es una forma de relacionarse íntimamente, no es sólo lo que hacemos sino como nos sentimos siendo mujer u hombre, con nuestro cuerpo, nuestra forma de ser, etc.

 

Además del desarrollo sexual y reproductivo incluye las relaciones interpersonales, el conocimiento propio, la orientación sexual, la imagen corporal, el afecto, la toma de decisiones, el respeto a un@ mism@  y a los demás y la asunción de nuestra propia responsabilidad. Que cada persona tiene derecho a vivir, expresarse como prefiera, respetándose y valorándose y también a los demás, incluso o sobre todo, cuando no compartamos su orientación o preferencias eróticas.

 

couple-1733991_1920.jpg

 

Con frecuencia se habla de la sexualidad en esta etapa desde una visión negativa: edad adecuada para tener relaciones, embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual, etc y es importante tener información, pero no desde el miedo y la desconfianza, sino para poder elegir y valorar, por ejemplo una pareja adolescente que decide tener una relación coital, estaría bien que usaran preservativo pero no por imposición o por miedo sino para disfrutar más, para no tener que pensar después en posibles consecuencias no deseadas (embarazo no deseado, contagio de alguna enfermedad, etc. ) y poder disfrutar del momento.

Es fundamental saber decir no cuando algo no nos agrada o cuando nos hace daño, a cualquier nivel físico y/o emocional, no avergonzarse ni sentirse “menos” por ser diferente por hacer o por no querer hacer lo que no nos apetece, si alguien no quiere estar contigo si no haces lo que te dice, quizá no merece la pena.

 

      foto_15.jpg

 

 

Es importante tener información pero lo es mucho más tener las habilidades necesarias para hacer uso de ella. Por ejemplo si hablamos de anticonceptivos y de cómo usarlos también hay que saber dónde conseguirlos, cuál sería el más adecuado, dónde dirigirse si tienen dudas o problemas, etc.

 

 

 

Puedes encontrar más información en: http://portaljovenclm.com/saludjoven.php

 

Y para los padres y/o educadores, recordar algunos conceptos que podrían ayudarles con sus hij@s:

          ♦ Facilitarles información completa y real, cuando pregunten pero también intentando adelantarnos a sus dudas, miedos, cambios corporales, etc.

 

          ♦ Tienen que ser conscientes de su responsabilidad: Ya tienen una edad en la que van tomando decisiones de forma independiente pero eso también implica ser responsables de sus consecuencias, sean éstas positivas o no. Ser responsables de nuestra vida, nuestra salud, nuestro cuidado.

 

         ♦  Animarles y ayudarles a buscar información y opiniones válidas, desarrollar su propio criterio para reforzar su capacidad para tomar decisiones responsables.

 

La adolescencia es una etapa muy importante en el desarrollo personal si disponemos de información, conocimientos y libertad para tomar nuestras propias decisiones, si asumimos la responsabilidad de cuidarnos, de sentirnos competentes y dueñ@s de nuestra vida y nuestras decisiones tendremos más posibilidades y oportunidades de tener una sexualidad gratificante y plena.

 

 

 

SEXUALIDAD EN LA EDAD ADULTA

 

Durante la edad adulta la mayor parte de las personas han tenido algún tipo de experiencia erótica. En esta etapa se va evolucionando en el desarrollo erótico, hay un mayor autoconocimiento del cuerpo, de sus gustos y preferencias, se puede hablar sobre las relaciones sexuales sin conflictos, explicitar deseos.

Estaría ya interiorizado en esta etapa: la responsabilidad en el cuidado del cuerpo, de la pareja si la tienen, de las conductas autoeróticas, el expresar con claridad los gustos y también negarse a las acciones no deseadas. Se trata en resumen de que los encuentros eróticos se conviertan en un momento de conocimiento y crecimiento personal.

También es importante tener en cuenta los cambios que se van produciendo con la edad y que pueden influir en la vida sexual, algunos de ellos podrían ser:

 

          • Los cambios en el aspecto físico.

          • La sensación de vulnerabilidad ante posibles problemas de salud.

          • La mayor valoración de la estabilidad y seguridad emocional.

          • Consideración de los encuentros eróticos en todas sus manifestaciones, no basadas exclusivamente en el coito.

          • La maternidad y paternidad.

 

 

    people-2557396_1920.jpg

 

 

Éstos y otros cambios que se van produciendo fruto de la edad y de la evolución personal, no tienen que traer consigo una sexualidad menos satisfactoria sólo será un reflejo de nuestra propia evolución personal, por ejemplo los cambios en el cuerpo no nos hacen menos atractivos o deseables, al aceptarnos tal y cómo somos es nuestra seguridad, autocuidado y optimismo lo que nos hace atractivos más allá de las modas impuestas de juventud, delgadez, etc.

En el caso de enfermedades que puedan afectar a nuestra sexualidad: Por ejemplo enfermedades cardiovasculares, respiratorias, articulares, etc. no suponen una merma ni un freno en ella, sólo un cambio en su expresión, en lo que hacemos,  y los profesionales sanitarios podrán aconsejarnos en cada momento sobre nuestras dudas y preocupaciones.

 

SALUD REPRODUCTIVA

 

La salud reproductiva, dentro del marco de la salud tal y como la define la OMS, aborda los mecanismos de la procreación y el funcionamiento del aparato reproductor en todas las etapas de la vida. Implica la posibilidad de tener una sexualidad responsable, satisfactoria y segura, así como la libertad de tener hijos si y cuando se desee.

Esta concepción de la salud reproductiva supone que las mujeres y los hombres puedan elegir métodos de control de la fertilidad seguros, eficaces, asequibles y aceptables, que las parejas puedan tener acceso a servicios de salud apropiados que permitan a las mujeres tener un seguimiento durante su embarazo y que ofrezcan a las parejas la oportunidad de tener un hijo sano.

El embarazo es un periodo de importantes cambios a todos los niveles: hormonal, físico, emocional, etc. Esto puede influir en la erótica de la pareja pero es importante desterrar mitos y/o miedos que puedan afectar negativamente a esta etapa.

 

 

baby-22079_1920.jpg

 

Lo más importante es que el embarazo esté bien controlado a nivel sanitario para verificar que no exista ningún problema que ponga en riesgo a la madre y/o al bebé.  Por ejemplo:

 

          - En caso de amenaza de aborto.

          - Si hay sangrado vaginal.

          - Ante problemas de placenta.

          - Si alguno de los miembros de la pareja posee alguna infección genital.

          - Si se desprende antes de tiempo el tapón mucoso y / o se rompe la bolsa amniótica de forma prematura.

 

Serán los profesionales sanitarios los que informarán adecuadamente (matron/a, ginecólog@, médic@ de atención primaria, etc.) y resolverán  las posibles dudas.

En todo caso la existencia de alguna dificultad durante el embarazo podría condicionar las relaciones coitales pero no otras formas de expresión erótica como caricias, besos, masturbación mutua, fantasías, etc.

 

            Y si no existen problemas, las relaciones coitales se pueden mantener prácticamente durante toda la gestación. 

 

 

    pregnant-1245703_1920.jpg

 

Durante el primer trimestre los órganos de la pelvis están mejor irrigados, lo que suele estimular el deseo y facilitar el orgasmo.

En el segundo trimestre la pareja ya está más familiarizada con los cambios corporales en la embarazada, el bebé está protegido por el líquido amniótico y por la pared muscular del útero por lo que no hay que temer que pueda resultar herido durante el coito, el tapón mucoso cierra la entrada del cuello del útero.

En el tercer trimestre puede existir el temor de pensar que la hormona prostaglandina que se genera en los orgasmos ablanda el útero, pero no provoca más rupturas de membranas, sí puede tener influencia en el inicio precoz del desarrollo del parto lo que por encima de la semana 40 puede ser beneficioso para evitar la inducción al parto.

Durante el postparto hay mujeres que refieren molestias en las relaciones coitales, por ejemplo si ha habido episiotomía o un parto instrumentalizado, puede haber una disminución del deseo por los importantes cambios hormonales, y también por otros factores como: el cansancio físico, los cambios corporales, miedo al dolor y/o a un nuevo embarazo, centrarse mucho en el bebé, etc.

A pesar de ello es importante adaptarse a esta nueva etapa, si hay algo que nos provoca molestias buscar alternativas, jugar y fantasear mutuamente, sacar tiempo para la pareja, para mimarnos y estar a gusto, en definitiva seguir disfrutando de nuestra sexualidad.

 

SEXUALIDAD EN MAYORES

 

 

pair-2914879_1920.jpg

 

Cuando nos refiramos a la sexualidad en las personas mayores hay que huir de los estereotipos y prejuicios que afirman una “pérdida o desaparición” de la sexualidad. Como ya hemos señalado la sexualidad es inherente a todas las etapas de la vida y por ello es necesario desvincular el disfrute de la misma con la juventud, la capacidad reproductiva o la belleza física.

 

Hay cambios que se producen en l@s mayores y que pueden afectar a la expresión de su sexualidad, disminución de las capacidades físicas, enfermedades, ingesta de medicación, etc. Los profesionales sanitarios pueden ayudar a resolver las dudas sobre efectos secundarios de la medicación, complicaciones o problemas en casos de enfermedad, alteraciones físicas etc.

 

Pero también puede haber otras circunstancias añadidas a las biológicas y físicas como pueden ser: pérdida de la pareja, falta de intimidad (sobre todo en personas que viven por ejemplo en residencias), cansancio, estados de tristeza y/o depresión ante las pérdidas, lo cual se une a veces al desconocimiento y la desinformación que existe sobre el envejecimiento en general y la sexualidad en particular. Por eso es muy importante que tanto los mayores como el resto de la sociedad, reciban la formación adecuada para desterrar los tabúes, desinformación y prejuicios.

 

En el caso de personas que viven en una residencia, centro de día, etc. los profesionales deberían evitar reprimir conductas de intimidad y/o afecto y procurarles la misma comodidad y facilidades que en el resto de aspectos vitales, algunos ejemplos podrían ser:

          ► Normalidad ante las muestras de afecto que puedan darse entre residentes, sin entrar en las burlas y prejuicios (“pervertido”, “viejo verde”, etc)

          ► Respetar la intimidad en las habitaciones.

          ► Informar de los cambios físicos propios de la edad y cómo pueden afectar a la expresión de su sexualidad.

          ► Animar a tener una autoimagen satisfactoria, facilitándoles apoyos como peluquería, gimnasio, fisioterapia, etc. para que no pierdan su identidad y se encuentren a gusto con su cuerpo.

 

Autora:

M. Carmen de la Rosa Aguilar

Sexóloga, Psicóloga y Enfermera

Servicio de Salud de Castilla La Mancha